ETIQUTAS: Miguel Ángel CastilloSalmosSermones Generales

«Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; mas ahora guardo tu palabra» (Salmos 119:67; RVR1960).