ETIQUTAS: MateoMiguel Ángel CastilloSermones Generales

«Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios» (Mateo 5:8. RVR1960).