ETIQUTAS: Misael SusañaRomanosRomanos 8 y tu ansiedad

El Dios que ciertamente proveyó para nuestra necesidad más grande al entregar a Su Hijo Jesús por nuestros pecados, también proveerá para nuestras demás necesidades más pequeñas.