ETIQUTAS: Los medios de graciaMisael SusañaSantiago

La Biblia es como un espejo. Y no uno meramente decorativo, sino uno para ser usado diariamente y, entonces, ser beneficiado por éste.