ETIQUTAS: Huascar De SalasSalmosSermones Generales

“No confiéis en los príncipes, ni en hijo de hombre, porque no hay en él salvación… Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios” (Salmos 146:3, 5. RVR1960).