ETIQUTAS: Huascar De SalasSalmosSermones Generales

«Ciertamente es bueno Dios para con Israel, para con los limpios de corazón. En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos» (Salmos 73:1, 2. RVR1960).