ETIQUTAS: Miguel Ángel CastilloSalmo 119Salmos

“Tú encargaste que sean muy guardados tus mandamientos. ¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos para guardar tus estatutos! Entonces no sería yo avergonzado, cuando atendiese a todos tus mandamientos” (Salmos 119:4-6. RVR1960).